El hormigón es una mezcla de áridos de distintas granulometrías, cemento, aditivos y agua. Las proporciones de sus distintos componentes varían dependiendo de la aplicación para la que se vaya a destinar el hormigón.

ESTRUCTURALES:
El hormigón estructural es el esqueleto de la construcción moderna. Es el hormigón indicado cuando se trata de construir estructuras en edificación u otro tipo de obra civil. Formulado y fabricado bajo los más estrictos controles de calidad, el hormigón estructural responde a la perfección en cualquier ambiente, lo que permite asegurar una durabilidad de las obras ejecutadas con la garantía de que cumple estrictamente las especificaciones de la Instrucción de Hormigón Estructural (EHE-08).
DOSIFICADOS:
Hormigones solicitados por el propio cliente debiendo indicar el contenido en cemento y en su caso la relación agua/cemento que requiera.
PAVIMENTOS:
Cada día más utilizado en paisajismo urbano, en la actualidad, con la utilización de aditivos multifuncionales se pueden obtener pavimentos con propiedades y pigmentaciones a la carta. Los aditivos utilizados emplean un pigmento, fibras de polipropileno, para evitar la fisuración, agentes aireantes con comportamiento anticongelación y reductor de agua. Los áridos, mezcla de triturados y rodados, permiten obtener pavimentos con una textura superficial muy agradable y al ser silíceos presentan un comportamiento inmejorable al desgaste (coeficiente de desgaste de Los Ángeles: 28)
HIDRÓFUGOS:
Contiene aditivos que permiten una reducción sensible de la profundidad de penetración del agua bajo presión obteniendo valores medios de 1 cm y máximos de 1,5 cm, para el tipo de hormigón HA-25/B/20/IIa con hidrófugo
ESPECIALES:
Hormigones de alta resistencia, exposición ambiental Qa, E, H, F, con fibras y todo tipo de requerimientos especiales que tras un riguroso estudio cumplan las especificaciones fijadas por el cliente y la normativa vigente, en su caso.
camiones

Acceso Clientes